Acceso Salon GitanaAunque el edificio se remonta a la época medieval, La historia del palacio para la familia Alba empieza en el siglo XVII, gracias al matrimonio del VI Duque de Alba con Antonio Enríquez de Ribera, integrándose así el palacio en el ya existente patrimonio de los Álvarez de Toledo.

El palacio fue fundado por una familia noble de Sevilla, los Pineda, que tuvieron que venderlo en 1.484, a Catalina de Ribera, para hacer frente al pago de un rescate de un hijo hecho preso en la guerra.

Fue la Familia de los Ribera la que lo transformó en palacio renacentista, tal como lo conocemos.

Su nombre procede monasterio Santa María de las Dueñas, en el que sus monjas se encargaban de dar servicio a reinas y esposas de los reyes de Castilla Fernando III el Santo y su hijo Alfonso X el Sabio.

Escultura romanaLa historia del palacio se aprecia en cada uno de sus rincones, especialmente en el patio principal desde donde parten las estancias, y corazón de la visita. Patio decorado con yeserías, columnas y arcos mudéjares que cobijan obras de arte de todos los estilos, desde tapices, obras pictóricas, esculturas y parte de la colección arqueológica… casi 700 piezas de arte a disposición del visitante, a las que hay que sumar los jardines y la especie botánica que pueblan estos jardines.

Si quieres saber más sobre la Casa de Alba y sobre el Palacio de las Dueñas, apúntate a nuestra visita guiada por el Palacio, y te sorprenderás de todo lo que puede enseñarte. Todos los fines de semana realizamos varias sesiones, para que puedas reservar en la que más te interese.